Esta fofucha nos la encargó una amiga para regalarle a su cuñado Iñaki, que tiene una frutería en la calle Abejeras de Pamplona. La fofucha era sencilla de hacer. El reto fue construir el barril lleno de tomates, que está fabricado con listones de madera de balsa, que fueron curvados y ensamblados a medida hasta darle forma. Los tomates están hechos uno a uno con una arcilla especial de colores que endurece al aire. El detalle del barril y el cartel son lo que dan calidad a la fofucha del frutero Iñaki.

Fotos de la fachada de la frutería y del barril con tomates

Anuncios